¿Empresas ecológicas? ¿Qué es eso?

Estamos en una cuenta atrás. El impacto de la contaminación mundial ha causado una gran herida en nuestro planeta, que si no curamos podría extinguirnos como especie. Suena a película pero la verdad es que, la realidad a veces supera a la ficción. Hoy hablaremos de las empresas, focalizándonos en las que ayudan al planeta y por consiguiente a nosotros los humanos. A lo largo de la historia la falta de concienciación ecológica y medio ambiental ha sido latente, hasta el punto de que gobernantes o figuras políticas importantes negasen la existencia por ejemplo, del cambio climático. Esta falta de concienciación hizo que empresas no ecológicas y grandes multinacionales abusasen de recursos no renovables fomentando escándalos contaminantes, donde se cuestionaban sus prácticas debido a sus altas emisiones negativas y a las condiciones inhumanas a las que sometían a sus trabajadores.
Actualmente parece que la concienciación medio ambiental va en aumento, aunque todavía no ocupa el lugar que debería. Por eso muchas empresas han decidido comprometerse con el planeta haciendo que sus empresas sean lo más verdes y ecológicas posibles, cambiando así el final al que parece que estamos destinados. Cada día florecen más empresas con estas características, que optan por utilizar recursos renovables y que antes de realizar cualquier acción, estudian y prevén los daños que estas acciones acarrearán al entorno, planeando así como reducirlos al máximo.
Ser una empresa ecológica no solo beneficia al planeta, ya que este tipo de empresas tienen mayor aceptación entre los consumidores. Sobre todo ahora que la población parece que cada vez anda más concienciada. La importancia de crear una empresa que favorece al medio ambiente reside en el compromiso y eso los consumidores lo saben, saben el esfuerzo que eso conlleva y lo valoran.
En el próximo post os dejaremos un listado de empresas que luchan por un mundo mejor y que utilizan procesos y procedimientos responsables. Esperamos que os haya gustado, ¡Hasta la próxima!